Desde pequeños se nos intenta educar con vistas al futuro. Formando por bloques temáticos divididos en asignaturas, matemáticas, lengua, ciencias… que serán las bases del resto de sus estudios. Desde pequeños, se comienza a preguntar a los niños qué quieren hacer el resto de su vida. Lo que pasa es que los niños no son conscientes de la realidad que les rodea y de todas las posibilidades que existen. Es por eso por lo que os enseñamos cómo aprender a aprender.

¿Qué deberían aprender los niños en la escuela?

Como ya hemos visto, los alumnos van a la escuela con el fin de recibir una formación que les habilite para acceder a estudios superiores. Para ello, han de superar una serie de contenidos específicos de cada asignatura y unas competencias clave para el desarrollo como personas. En la teoría los alumnos deberían salir de la escuela como personas capaces de desenvolverse en la sociedad actual.  Con competencias lingüísticas, matemáticas y en ciencias, digitales. También tendrían que tener nociones sociales y cívicas, con espíritu emprendedor, con conciencia cultural.

 

 

Cuando se intenta impartir tanto contenido memorístico, no se consiguen los resultados esperados. Sin embargo, todo ello podría cambiar si se cambiase el objetivo de la educación. Un alumno  me contó que un profesor suyo cada vez que le hacía una pregunta que se salía un poco de la materia, el profesor no le respondía. Dejando las preguntas, inquietudes y motivaciones de los alumnos apartadas para poder seguir impartiendo sus lecciones. Olvidarse de dar tanta materia en los primeros cursos de la escuela, puede no ser tan malo como pensamos. Las personas adultas aprendemos en base a nuestras motivaciones, ya sea por nuestro trabajo y mantener un salario, como de nuestros hobbies y pasiones, no suele estar nadie detrás obligándonos a estudiar. Un claro ejemplo de cómo aprovechar el interés y los hobbies de nuestros alumnos lo podemos ver en Mine Academy.

Encontrar respuesta a la pregunta: ¿Qué quieres ser de mayor?

Si ahora mismo nos repetimos la pregunta que tanto hemos escuchado, ¿qué quieres ser de mayor?, ¿cuál sería tu respuesta?, ¿coincide con la que diste de pequeño y con lo que haces ahora?

 

Son muchas las circunstancias que te acercan o alejan de la profesión deseada, pero hay una clave que te permitiría encontrarla o destacar dentro de ella. Esto es una competencia que se debería trabajar en la escuela y con la que podrías sacar el máximo potencial. Se trata de aprender a aprender. Es decir, que si en los primeros cursos de escuela te enseñan a cómo adquirir conocimientos y manejar las herramientas de forma adecuada, en el resto del proceso educativo solo tendrás que ponerlo en práctica y obtener los mejores resultados posibles, así como en el futuro podrás adaptarte las veces que haga falta para desarrollar la profesión que quieras.
Esta competencia no es fácil de adquirir, hay muchas estrategias de aprendizaje y cada persona funciona mejor con cada una de ellas, por eso es bueno conocer y probar el máximo posible para que cada uno encuentre la más adecuada para sí mismo. Nosotros tenemos muchos recursos para adaptar y transformar el aprendizaje en PossibleLab

Esta competencia tiene unos puntos esenciales para un buen desarrollo, la motivación, que ha de ser el centro que te mueva a aprender; tener unos objetivos claros, alcanzables y reales; el esfuerzo, que se ha de llevar de la mano de la constancia; y aprender de los errores, que hay que asumir como propios. Los seres vivos se adaptan superando retos y superándose a ellos mismos, lo que nos pone de preaviso, para alcanzar el éxito hay que renovarse en cada circunstancia que nos encontremos, ser creativos y aprovechar todos los recursos que tenemos a nuestro alcance. Como hacemos en MakerMania. Como maestros hemos de dar estas oportunidades a todos nuestros alumnos, para que cada uno pueda seguir su camino y opten a ello con una preparación más allá de los contenidos escolares.